Normalización y Desviaciones

La Dra.Rita Shaefer Zener es entrenadora internacional AMI, consultora, examinadora y conferencista, a continuación queremos compartir la traducción de una de sus conferencias, dictada en Nakhon Pathon, Tailandia, abril de 2006

 

 EL SECRETO DE LA INFANCIA:  Normalización y desviaciones

 

La introducción del concepto de normalización

Al principio de su carrera educativa en San Lorenzo, Roma, la Dra. Montessori fue muchas veces motivada por lo que observó que los niños hacían. Se preguntó si sus logros fueron "la obra de los ángeles". Ella decía a sí misma:

“No lo puedo creer esta vez. Voy a esperar hasta la próxima vez para poder creer.” (El secreto de la Infancia).

Después de 40 años de trabajo, difundiendo su pedagogía científica alrededor del mundo, la Dra. Montessori estaba dispuesto a decir que:

secreto de la infancia 1“La normalización es el resultado más importante de nuestro trabajo. “ (La Mente Absorbente)

Ella había perdido todas sus trabajos: la medicina, la antropología, la psicología, e incluso posiciones de prestigio para dar conferencias en las universidades con el fin de concentrarse en llevar este mensaje a los pueblos del mundo.

El mensaje es que hay mucho más en la infancia de lo que se reconoce actualmente. Vio al niño normalizado como un nuevo nivel de la humanidad. Los niños de todo el mundo y en todos los niveles socioeconómicos han exhibido este nuevo nivel de la humanidad. Los niños normalizados posee un carácter único y la personalidad no se reconoce en los niños pequeños.

La normalización es un término técnico tomado del campo de la antropología. Esto significa llegar a ser un miembro útil de la sociedad. La Dra. Montessori utilizó el término normalización de distinguir uno de los procesos que ella vio en su trabajo con los niños de San Lorenzo en Roma. Este proceso, el proceso de normalización, se produce cuando el desarrollo se está llevando a cabo normalmente. Ella usó la palabra normalización para que la gente pudiera pensar que estas cualidades pertenecen a todos los niños y no eran algo especial sólo para unos pocos.

¿Cuándo aparece la normalización?

La normalización aparece a través de la repetición de un ciclo de tres pasos. La construcción del carácter y la formación de la personalidad. Lo que llamamos normalización se producen cuando los niños siguen este ciclo de trabajo.

  1. Preparación para una actividad que consiste en reunir el material necesario para realizar la actividad. El movimiento y el pensamiento involucrado en la preparación sirve para llamar la atención de la mente para comenzar a centrarse en la actividad.
  2. Una actividad que absorbe el niño que llega a un nivel profundo de concentración. Este paso es lo que todo educador y los padres reconocen como importantes para la educación.
  3. El descanso, el cual se caracteriza por una sensación general de satisfacción y bienestar. Se cree que en este punto una cierta formación interna o la integración de la persona se lleva a cabo.

secreto de la infancia 2En nuestros grupos Montessori, vemos este tercer paso como el tiempo que el niño está guardando los materiales, tal vez hablar con los amigos, y exhibe un aura de satisfacción consigo mismo y con el mundo. Somos conscientes de este ciclo como el ciclo normal de trabajo en un ambiente Montessori.

Una filosofía de Normalización

La Dra. Montessori explicó el proceso de normalización filosófica, así como en la práctica. Pidió prestado el término, horme, de Sir Percy Nun, un filósofo Inglés. Horme refiere a la energía de fuerza vital. Se puede comparar con el élan vital de Bergson o la libido de Freud, o incluso al término religiosos: el Espíritu Santo.

Horme es simplemente energía para la vida. Se debe estimular y activar al individuo porque esa es su naturaleza. Cuando el niño está rodeado de un montón de medios adecuados (trabajo de desarrollo) para el uso de esta energía, entonces su desarrollo procede normalmente.

Características de Normalización

Hay muchos tipos de personalidad. Sin embargo, cuando los niños entran en el proceso de normalización hay ciertas características que aparecen en todos ellos.

Hay cuatro características que son una señal de que el proceso de normalización está ocurriendo:

  1. Amor de trabajo
  2. Concentración
  3. La autodisciplina
  4. La sociabilidad.

“Las cuatro características deben estar presentes para que podamos decir que un tipo normalizado común para el conjunto de la humanidad es que aparecen-por breve que sea la aparición de las características. El proceso suele ser invisible para nosotros, porque el proceso de normalización está oculto por las características no adecuadas para el niño. “ (La Mente Absorbente)

Amor al trabajo.

“La primera característica del proceso de normalización es el amor al trabajo. Amor al trabajo incluye la posibilidad de elegir libremente el trabajo, encontrar la serenidad y la alegría en el trabajo.” (La Mente Absorbente

En el otoño me gusta observar a los niños nuevos de tres años de edad que han comenzado en el mes de septiembre. Algunos de ellos tienen seis semanas más o menos en el grupo y tienen sus pequeñas rutinas del trabajo, rutinas que les gustan. Algunos todavía no tienen ni idea acerca de "su trabajo". Adultos bondadosos y con experiencia los guían a diversas actividades. Algunas de las actividades evocan concentración, pero la mayoría de ellos no lo hacen. Por lo general, hasta que el niño ha aprendido a hacer varias actividades ordenadas, es cuando el elemento que falta, la elección por deseo propio, entrará en la vida del niño.

Concentración

La segunda característica del proceso de normalización es la concentración. La concentración aparece en niños individuales dentro de un grupo. Uno a uno va mostrándose absortos en su trabajo, cada uno en una actividad diferente, libremente elegida.

“Para ayudar a este desarrollo, no es suficiente proporcionar objetos elegidos al azar, sino que nosotros [los maestros] organizamos un ambiente preparado en donde encuentran "interés progresista" (La Mente Absorbente).

Para lograr el reto, tenemos que seguir la frecuencia de los períodos continuos de intensa concentración, que dependerá del niño y del conocimiento de los profesores, así como de las actitudes acerca de la orientación del proceso de normalización.

Autodisciplina

La tercera característica del proceso de normalización es la auto-disciplina. La autodisciplina se refiere a los ciclos perseverantes que completan la actividad que ha comenzado libremente.

La Dra. Montessori dice: “Después de la concentración vendrá la perseverancia. . . Esto marca el comienzo de una nueva etapa en la formación del carácter. . . Es la capacidad de llevar a través de lo que él ha comenzado. Los niños en nuestras escuelas deben elegir libremente su trabajo. Este poder se muestra, sin lugar a dudas, diariamente durante años.” (La Mente Absorbente)

Sociabilidad

La cuarta característica del proceso de normalización es la sociabilidad. La sociabilidad se refiere a la paciencia para conseguir los materiales que uno quiere, el respeto por el trabajo de otros, la ayuda y la compasión por los demás y las armoniosas relaciones de trabajo entre los miembros del grupo.

Sólo hay un ejemplar de cada objeto, y si una pieza está en uso cuando otro niño lo quiere, el último -si se normaliza- esperará a que sea puesto en su lugar. Importantes cualidades sociales se derivan de esto. El niño llega a ver que tiene que respetar el trabajo de los demás, no porque alguien ha dicho que debe hacerlo, sino porque se trata de una realidad que se reúne en su experiencia diaria. (La Mente Absorbente).

La sociabilidad se refiere también a la respuesta de otras personas después de terminar un trabajo. Si el trabajo está bien, entonces las interacciones sociales tienen el tinte de la satisfacción emocional del trabajo.

Introducción de las desviaciones concepto

Al mismo tiempo que se Montessori distingue el proceso de normalización, se observa otro proceso que ella llamó desviaciones. Vio que el proceso de normalización y las desviaciones, se dan todo el tiempo. Es lo que los niños están involucrados.

Si no te gustan la palabra desviaciones, una opción es pensar en desviaciones como defensas. Todos estamos familiarizados con la idea de estar a la defensiva. Otra opción es pensar en una desviación como un desvío. En italiano como en español la palabra desviaciones se refiere a un desvío en el camino. Las desviaciones o desvíos en el resultado del desarrollo de los bloqueos en el proceso de desarrollo.

Me gusta pensar que la energía horme, o energía vital, se ejecuta a través de nosotros como un río de aguas cristalinas. Si la energía se ejecuta sin problemas, sin barreras y se mantiene dentro de sus riberas, vemos la normalización. Si este río, esta fuerza, se reprime y no deja fluir su cauce normal, buscará otras maneras de moverse.

La energía horme puede ser atrofiada por un tiempo debido a una pasividad artificial. Aunque de vez en cuando pudiera existir un estallido de energía, la emoción que viene con esa explosión pudiera causar turbulencia en la vida de la persona. Si la energía no manifiesta y se mantiene en sí misma la fuerza vital no podrá expresarse de modo apropiado en las diversas situaciones cotidianas.

Por otro lado, si los bancos del río no están bien definidos, el agua puede abarcar demasiado sobre el campo. Así es, la energía horme sin límites puede extenderse demasiado delgada y más grande también un área de la vida. Si el niño tiene orden insuficiente o faltan límites en su vida, entonces no hay fuerza vital suficiente para llevar a cabo gran cosa. El horme se disipa.

El Proceso de Desviaciones

Este proceso no es un gran drama. Es el drama de la vida cotidiatna. Cuando el horme no puede ir en el ciclo normal de tres pasos para la construcción de una persona, entonces se mueve en esos otros ciclos que llamamos desviaciones o desvíos. El niño se siente amenazado y reacciona para salvarse. Ella (la horme) tiene que defenderse.

Una desviación es una defensa creada cuando el desarrollo no puede proceder de una manera normal. Todos los niños tienen algunas desviaciones. Si no se enderezan, empeoran con el tiempo. La Dra. Montessori dice que los defectos en los adultos remontan a una falta de desarrollo en alguno de los primeros años de vida.

Hay muchos tipos de desviaciones

Dr. Montessori ha categorizado desviaciones de varias maneras. Es interesante ver cómo ella reafirma su presencia mientras que les da títulos diferentes. No es la superposición entre las distintas categorías. Sin embargo, el orden en que los coloca, da mucho qué pensar.

  1. as desviaciones promovidas por adultos.- En el momento en que un niño tiene tres años, las desviaciones son tan comunes que muchas de ellas son fomentadas por los adultos y se piensa que es normal para los niños. Por ejemplo: algunos adultos encuentran en estas características, estados deseables de ser: el exceso de apego afectivo a las personas, la sumisión, el juego, la pereza, comer en exceso, y la inestabilidad de la atencióPor ahora la energía psíquica se separa de los movimientos del niño por falta de actividades útiles en el ambiente. Este tipo de adulto a menudo abandona al niño con sus juguetes, la televisión, o el ordenador. Es cierto que los juguetes estimulan la actividad, pero por lo general es como un flash y una vez utilizó el juguete ya no puede dar la misma atracción.

La inmadurez del niño en el mundo real y el exceso de energía psíquica sin usar se combinan para formar un mundo irreal donde el niño puede aliviar su aburrimiento e incomodidad. Se vuelve como el adulto, que no está contento a menos que esté siendo constantemente entretenido. Es muy fácil fomentar esta desviación con el montón de juguetes, con esto se le niega su papel como trabajador en la familia.

Para algunos niños la manera de sentirse seguro es quedarse con un adulto o un niño mayor. Es una forma de suplantar su impulso hacia la independencia, entonces se ve frustrado. Es como si no pudiera reconocerse como ser aparte de los otros, incluso después de la edad en la que debería. Esto también es una desviación fácil de fomentar cuando el afecto que se da es una cárcel en la que se evita el contacto con la vida del otro.

II. Desviaciones no promovidas por adultos

Es probable que algunas desviaciones no sean fomentadas deliberadamente. Es probable que sean corregidas. Desorden, desobediencia y peleas son tan comunes como para que parezcan algo normal. El niño perezoso o el niño inhibido que exteriormente parecen hacer poco están construyendo una pared interior muy gruesa de defensa, para protegerse del mundo exterior. Todos somos conscientes de los adultos que tienen reacciones negativas frente a estos comportamientos.

Las desviaciones como fugas

En El secreto de la Infancia se habla de desviaciones como las fugas y las barreras. Una fuga es un refugio a tomar, a menudo, ocultándose como un sere real pero con energías ocultas detrás de una máscara. Estos son los niños que nunca están quietos, pero sus movimientos se dan sin un fin o propósito. Comienzan una acción, la dejan sin terminar y se apresuran a la siguiente. Ellos gustan los juguetes sólo para tirarlos. Están condicionados por la necesidad de ser entretenidos.

Las desviaciones como barreras

Una barrera es una inhibición que es suficientemente fuerte para evitar que el niño pueda responder a su entorno. Se manifiesta como la desobediencia o la obstinación. Los profesores pueden sospechar la inteligencia del niño porque esta desviación se mantiene alejada de las cosas que promueven el crecimiento.

Las barreras más comunes que producen desviaciones son las siguientes: dependencia, posesividad, ansias de poder, complejo de inferioridad, miedo, mentira y enfermedades psicosomáticas.

Las desviaciones se muestran tanto por niños fuertes como por aquellos débiles

En La Mente Absorbente ella habla de desviaciones mostradas por los fuertes, es decir, aquellos que se resisten y superar los obstáculos que encuentran, y las desviaciones mostradas por los débiles, es decir, aquellos que sucumben a las condiciones desfavorables.

El fuerte

Los fuertes son caprichos, con tendencias a la violencia, arrebatos de ira y de insubordinación y agresión. También son desobedientes y "destructivos", posesivos, e incapaces de concentrarse. Tienen dificultad en la coordinación de sus manos. Por lo general son ruidosos, crueles, codiciosos en la mesa, con mucha frecuencia.

El débil

Los defectos de los débiles son la pasividad, la indolencia, el llanto, tratan de conseguir que los demás hagan las cosas por ellos, pretenden ser entretenidos y se aburre fácilmente. Encuentran el mundo aterrador y se aferran a los adultos. Suelen poder negarse a comer, tener pesadillas, miedo a la oscuridad, y tener enfermedades psicosomáticas.

El papel del adulto

Observación.- Somos conscientes de que en los primeros años habrá muchas expresiones espontáneas de normalidad incluso cuando el ambiente es muy malo o muy grandes los obstáculos. La energía vital vuelve a la superficie una y otra vez. El niño debe luchar continuamente solo porque nadie reconoce y ayuda a su apuesta por la vida. El niño puede llegar a verse envuelto en sus desviaciones.

Dejar a un lado el orgullo y la ira.- El niño necesita ayuda, más que una atención sólo física. Necesita al adulto que conoce la humildad más que orgullo, paciencia en vez de enojo. Sin embargo, los defectos comunes del adulto son el orgullo y la ira. El adulto es fácilmente impaciente cuando está con un niño. No entiende todo lo que la vida necesita para crecer. Él quiere que el niño haga en un clic. No reconoce la bondad, por lo tanto no puede darle confianza al niño.

El educador tiene que deshacerse de su ira. A partir de ese momento, podrá poner las necesidades del niño en primer lugar. Él tiene que:

  1. conocerse a sí mismo
  2. educarse a sí mismo en su obra
  3. dar la ayuda apropiada

Todas estas alteraciones se dan por una sola causa: que sea alimento suficiente para la vida de la mente. (Mente Absorbente en Cleo Press edition).

Dar adecuadamente ayuda al niño tiene dos vertientes:

-          Interrumpir el ciclo se desvió cada vez que aparezca, ya que no ayuda al desarrollo.

-          Ofrecer actividades interesantes que agoten la energía psíquica de una manera productiva.

Ni la bondad ni la gravedad ayudan. Es el retorno al ciclo de trabajo normal el que crea una auto-sanación.

La aparición de la normalización es explosiva. Por lo tanto, debe ser protegida. Sucede en un instante. En ese momento las desviaciones se han ido, desvanecido. El niño es como es. Esa es la primera tarea de observación del adulto. Aprender a ver, proteger y guiar a esos momentos. NUNCA interrumpirlos mientras que la concentración dura.

Estos eventos son provocados por la normalización de una situación determinada. Se ha encontrado una reacción característica de los niños en todo el mundo. Un retorno a una vida de normalidad comienza con un solo evento. Así como hace mucho tiempo el mecanismo de defensa comenzó con una incidencia y luego pasó a convertirse en una respuesta fija.

En el lapso de 3 a 6 años de edad, no estamos hablando tanto de un cambio de personalidad. A esta tierna edad, la personalidad se encuentra todavía en la etapa suave y formativa. Durante estos años se debe organizar el desarrollo embrionario de muchas partes que se desarrollaron por separado. El nuevo niño es realmente en sí, una verdadera personalidad, si se le permite desarrollarse con normalidad.

Ahora podemos comenzar nuestro trabajo. En estos momentos se hacen más frecuentes y más duraderos los períodos de concentración, el niño puede dejar de usar sus viejas defensas. No es por la razón, ni por amenaza, ni la mendicidad que los realiza. No los necesita más, porque tiene menos quereprimir ahora.

¿Por qué es aparentemente más fácil para algunos niños que para otros? Al parecer, algunos han tenido que reprimir menos. Algunos han aprendido a aceptar límites razonables a su comportamiento. Ellos tienen un cierto control sobre sus impulsos.

Pero en todos los niños, y en nosotros, la fuerza de la vida está ahí para ser encontrada y utilizada de manera productiva.