MAESTRAS PREPARADAS, NIÑOS EFICIENTES

La gran tragedia del niño es que ha nacido para el ambiente y el ambiente no lo acepta. Él es el principal potencial del ambiente y el ambiente se le cierra. Esta es la gran tragedia del niño.

No puede haber Guías (maestras) que sean como marionetas. Las maestras deben ser amorosas, comprensivas y cálidas.

Si damos el ambiente adecuado y el trato cálido, veremos que las travesuras de los niños desaparecerán sin asesoramiento o ejemplo. Si la maestra piensa que debe ser vista como un ejemplo, que el niño haga lo que se le ordene, que sea como ella, que la obedezca, entonces las travesuras son más profundas. Los niños se congelan a muerte y se vuelven más y más traviesos.

Así que en nuestro plan de educación para niños pequeños debemos hacer un ambiente atractivo. En este ambiente debemos poner todo lo que sea para la mente, la comprensión y una persona afectuosa. Pero los niños han comenzado su educación mucho antes de asistir al colegio. Han tenido una vida de sufrimiento psíquico y de miseria intelectual. Han tenido frío, están sedientos de afecto, esta ha sido una frecuente realidad, resultado de prejuicios científicos. Lo que defendemos no es solo un ideal, es un ambiente adecuado y un trato psíquico adecuado. Da esto y verás el drama del alma humana desde su inicio.

María Montessori.  Londres 1946