Toda acción del niño tiene razón de ser

"En el curso aprendí mucho del amor de la Dra. Montessori por los niños y de su ardua labor por darles el respeto y comprensión que se merecen dentro de la sociedad en todas las áreas de su vida: emocional, intelectual y espiritual.

Logré comprender un poco más el desarrollo del niño y verlo de diferente manera. 

En el curso aprendí que toda acción del niño dentro y fuera del ambiente Montessori, tiene una razón de ser y que es el niño el que está encarnando todas esas experiencias y conocimientos de su entorno para su propio desarrolo y que el respeto a este pequeño ser humano es esencial para que ese crecimiento se dé de la mejor manera para que él pueda llegar a ser una persona íntegra en todos los sentidos.

Dios no se ha dado por vencido con la humanidad. Por tal motivo nos sigue dando nuevos seres humanos que nacen cada segundo. Ahora nos corresponde a nosotros adultos, seguirnos preparando para poder auxiliar a estos niños a que conozcan el mundo en un ambiente preparado a través de los ojos del amor a la vida, al respeto por la misma, para que sean ellos los que con su ejemplo puedan seguir y crear una mejor humanidad."

María Elena Nodal H.
Curso Internacional de Asistentes Montessori, casa de los niños
Junio 2012